miércoles, 18 de abril de 2018

Dime que lees y te diré que quieren que pienses...

Como ser mujer de Caitlin Moran fue una de los libros más divertidos que hemos leído este año en el Grupo de Lectura Una habitación propia. En un capítulo del libro explica que realizó una entrevista a una artista famosa, y cuando la entregó su jefe de redacción le dijo (más o menos) “está muy bien, pero no has descrito que llevaba puesto, si llevaba un bolso de marca X o si quería tener hijos…” Este pasaje que me hizo mucha gracia, recuerdo que pensé “claro, esto pasaba en los 80, hoy en  día no pasa… ERRROOOOORRRRR….

¡Cómo podía estar tan equivocada! ¡En pleno siglo XXI todavía existen estas publicaciones! Quizás pensaba –inocentemente- que las habíamos superado, quizás porque no las había leído desde la época del instituto… pero ¡haberlas haylas! Así que entre indignación y curiosidad morbosa me puse a leer el artículo…

Elif Shafak

La que hizo saltar las alarmas:  un artículo en la revista Telva:  “Elif Shafak: Entrevistamos a la escritora feminista turca más combativa”, a priori y leyendo el título del artículo  podemos pensar que se trata de una entrevista con cierta “perspectiva violeta”, teniendo en cuenta que dicha autora fue llevada juicio por abordar en genocidio armenio en su novela “La bastarda de Estambul”, y que es muy conocida su faceta de defensa de los derechos de las mujeres, las minorías y el colectivo LGBTI. Pero solo empezar el artículo encontramos frases como:

Esbelta y elegante cómo un junco, y con unos inmensos ojos 
que cambian caprichosamente de color (…)

Características imprescindibles para cualquier escritora que se precie –como todas sabemos-. Pero el tema no acaba aquí, continúa ensalzado sus atributos físicos y encantos varios en frases como:

Escritora con silueta de modelo es hoy en día la autora 
más leída en Turquía (…)
Viste un sobrio abrigo entallado de línea lápiz 
que marca su estilizada figura (…)

¿Y porqué creéis que se recrea tanto en describir a la autora? Pues aquí tenéis la respuesta:

Una mujer de una belleza y elegancia sobrecogedoras, 
es una feminista combativa.

¡OMG! ¡¡¡Es feminista!!! Aquí está el tema, hemos llegado al quid de la cuestión:

Podría parecer una sofisticada maniquí 
siempre al tanto de las últimas tendencias,
pero resulta que se trata de una reconocida
 y valiente escritora (…)

Este “pero” esconde muchas cosas, ¿no creéis? Resulta absurdo -a mi entender-, preparar una presentación para una escritora que parece una broma, me explico. Simplificar la presentación de una escritora, que además es comentarista política y una influyente oradora a escala mundial, a su físico, es una forma de invisibilizar su valía como profesional. Destacar su color de ojos antes que  el hecho que sus 15 novelas publicadas han sido traducidas a 47 idiomas, es un poco ofensivo. O enfatizar su “delgada figura” en lugar del hecho que ha sido seleccionada para el Orange Prize, el MAN Asian Prize, el Baileys Prize y el IMPAC Dublin Award y quedo finalista en los Independent Foreign Fiction Prize y el RSL Ondaatje Prize; pues no sé, personalmente se me disparan las alarmar violeta.

Elif Shafak durante su intervención en las TED TALK

Y lo que más me sobrecoge es que el artículo pertenece a una revista dedicada al público femenino. ¿Qué mensaje pretenden trasmitir a sus lectoras? ¿Cuándo entrevistan a un escritor també comentan lo guapo y estiloso que es? ¿O lo bien que le sienta la chaqueta que lleva? si no hacemos estas preguntas cuando escribimos sobre ellos, porque sí lo hacemos cuando escribimos sobre ellas.
Y si bien solamente os he hablado de la presentación, me guardaba la guinda final, mi pregunta favorita:

Madre, escritora, articulista, conferenciante... 
¿Cómo se organiza para llegar a todo?


¡Zasca! Aquí está la pregunta clave… la pregunta que solo les hacen a las mujeres. No he leído ni una entrevista a Cristiano Ronaldo o Enrique Iglesias,  que les pregunte como se organizan la vida como padres. ¡Ah claro! Es verdad, no hace falta que se lo pregunte, simplemente ellos no se organizan la vida en función de su paternidad, porque no es su función primordial en la vida. En cambio la nuestra sí, estar estupendas, organizarse, criar y educar en valores… ¿no os huele un poco a rancio? A mí sí.


martes, 27 de marzo de 2018

Susana Koska: Mujeres en pie de guerra

En palabras de Susana Koska:

"Mujeres en pie de guerra fue un documental en 2004, y aquellos fueron años de búsquedas, encuentros y desencuentros, amor, descubrimientos terribles, cartas, confidencias aterradoras en taxis, en bares, en casas de barrios que desconocía y por los que me perdía siempre. Fotos en blanco y negro de cada una de ellas, una historia enorme, inabarcable. Una crónica sentimental de aquello de "¿Qué fue de los tuyos en la Guerra Civil?" Yo fui sumando y aprendiendo y escuchando y copiando, con vocación de escriba a juzgar por la cantidad de material guardado."

Entrevista a Susana Koska


Y  a raiz de ese documental, en un intento por no dejar fuera todas las historias que había recopilado, Susana Koska publicó un libro con el mismo nombre. En febrero de 2018 se ha hecho la primera reedición. En él encontraremos la historia oral de las mujeres de España del siglo XX, pero también testimonios sobre compromiso y lucha, feminismo, maternidad, amor... un homenaje a todas aquellas mujeres "anónimas" que des de la guerra civil hasta los años 70 lucharon por nuestro derechos como mujer.

Mujeres que de manera invisible han contribuido a construir un sustrato sobre el que se fomentan los derechos de las mujeres de hoy: Sara Berenguer, Neus Català, Antonina Rodrigo... Una historia paralela a la oficila e invisible para muchas personas.

Susana Koska recupera las historias de estas luchadoras y consigue crear una genealogía femenina con la que podamos identificarnos y buscar raices para poder crecer como mujeres.





Para saber más:

lunes, 5 de marzo de 2018

Las mujeres de Wakanda


Este febrero se ha estrenado la adaptación cinematográfica de Black Panther, el comic de Marvel creado por Stan Lee y Jack Kirby para el número 52 de The Fantastic Four.  El film ha sido un éxito absoluto de taquilla en todo el mundo y no es de estrañar, ya que en primer lugar presentan una imagen renovada de África, poderosa y fascinante, alejada de los estereotipos de un continente empobrecido, analfabeto y atrasado tecnológicamente.  Y en segundo lugar destacan los personajes femeninos se caracterizan por tener un rol activo, independiente, inteligente y además están empoderadas. Además el film supera con creces el Test de Bechdel!

Shuri, Nakia, Okoye y Ramonda

El film nos inicia en la historia de Black Panther, rey y protector de Wakanda, un país cuya tecnología  lo convierte en uno de los más avanzados del mundo, pero que ha permanecido oculto para  preservarse de colonizadores externos. En un primer momento puede parecer que el poder de Warkanda reside en el vibraniu (elementeo procedente de un meteorito que imapctó en el país años atrás), que es el que da superpoderes a Black Panther, pero si analizamos bien el film nos encontramos con otro aspecto a destacar: el poder de Wakanda está en las mujeres. En primer lugar nos encontramos con una inversión de roles que no nos deja indiferentes: mujeres guerreras, princesas científicas, exnovias asesoras y reyes empáticos, generosos que no esconden sus sentimientos, ¿qué más se puede pedir?

Tradicionalmente los ejércitos han sido históricamente sectores masculinizados, asociado a los estereotipos de género patricarles más antiguos.  A diferencia de lo que se espera de las mujeres, los hombres han de ser más fuertes, más valientes, más feroces, por eso tienen la misión de defender al pueblo. En cambio el Wakanda para mantener la paz, Black Panther escogió a las Dora Milaje (adoradas) de tribus rivales para servir como su guardia personal.  Un cuerpo de élite, al estilo de unas fuerzas especiales, integrado en exclusiva por mujeres. En el film Okoye (Danai Gurira) es la líder de las Dora Milaje, podríamos esperar que interpretando a una guerrera la presentaran como una mujer musculosa y ruda al estilo de los guerreros tradicionales, y medio desnuda, ya sabemos que a los autores de comic les gusta aligerar de ropa a los personajes femeninos...

Okoye, en el cómic y en la película
En cambio, la diseñadora de vestuario del film Ruth E. Carter apuesta por presentar a Okoye y las Dora Milaje completamente vestidas, es más, podríamos decir cómodamente vestidas para ejercer su función de defensoras. Sus trajes imitan la geometría sagrada e imaginería que puede encontrarse en el arte africano. Además de abalorios y pequeños talismanes en la parte frontal del tabardo de las guerreras que simbolizan las habilidades y la espiritualidad de su portadora.
Nakia, menos agresiva en el film que en el cómic

En esta línea está Nakia, de la Tribu del Rio, una guerrera con conciencia social, que abandonó su lugar de nacimiento Wakanda para ayudar a las mujeres de países vecinos que sufren la violencia y los abusos de hombres y ejércitos. A lo largo de la película es presentada como una mujer empoderada, con iniciativa e inteligencia que además de ayudar a salvar al rey tendrá un futuro clave para el proyecto de cooperación internacional de Warkanda.

Laboratorio de Shuri y vestida para luchar

En otras películas el ámbito tecnológico está en manos de científicos locos o ingenieros encerrados en sus laboratorios, en Wakanda tenemos a  Shuri, la princesa científica, divertida y moderna. Es la hermana del rey T’Challa y la encargada de supervisar las minas de vibranium así como el laboratorio desde el que se desarrolla la tecnología pionera del país. Entre sus creaciones están las perlas de Kimoyo, capaces de poseer información sobre la salud de las personas y actuar como intercomunicador creando hologramas o el traje de Black Panther capaz de absorber la energía de los golpes que recibe y utilizarla posteriormente a base de impulsos electromagnéticos… toda una genio!!


Y en cambio, el Rey T’Challa, Black Panther, rompe estereotipos masculinos. Aunque físicamente responde a lo que podríamos esperar de un macho Alpha, físicamente fuerte, inteligente, con capacidad de liderazgo. No deja de sorprendernos su personalidad, en determinados momentos  plantea sus dudas, se emociona al encontrarse de nuevo con una persona que amaba, llora la muerte de su padre, es caritativo y con un sentido de la justicia admirable.