martes, 20 de junio de 2017

Natza Farré: Curs de feminisme per a microones

La periodista Natza Farre es periodista y colaboradora habitual de diversos medios de comunicación catalanes, feminista convencida en todas sus intervenciones introduce la perspectiva de género ya sea en la radio, en la tele o en la prensa, siempre reivindicativa su actitud me recuerda a mis queridas Guerrilla Girls, ya que utiliza el humor  y la ironía para condimentar sus afirmaciones.
A finales de 2016 publicó Curs de feminisme per a micrones, una lectura fresca, divertida y reivindicativa ideal para esta ola de calor…  
En el libro Natza analiza diferentes aspectos de la vida cotidiana donde podemos observar las diferencias entre hombres y mujeres: en la lengua, la política, la cultura, el trabajo, la salud… todo mezclado con reflexiones propias en claves de humor.

Se trata de una introducción al feminismo y un análisis de estado de la cuestión al mismo tiempo. La autora se propone acabar con la mala prensa que tiene el feminismo actualmente, y para ello utiliza un discurso directo y claro en un intento de acercarlo a todos los públicos. Un buen libro para aquellas personas que quieran tomar conciencia sobre qué es la desigualdad, y las antiguas raíces en que se fundamentan. 
Para saber más:

miércoles, 7 de junio de 2017

Joaquina Dorado Pita, la conciencia de clase y la lucha antifranquista

Joaquina Dorado Pita fue una activista anarcosindicalista, republicana y antifranquista de origen humilde, pero firme con sus ideas simbolizó la lucha contra la opreseión en el siglo XX.


Nació en el barrio de pescadores de Santa Lucía Morelos, de La Coruña, el 25 de junio de 1917. Sensibilizada con los sufrimientos y luchas de la clase obrera, sabemos que de adolescente ya apoyó diferentes huelgas de pescadores. En 1934, con 17 años, llegó a Barcelona con sus padres y pasó a trabajar de tapicera y barnizadora en un taller, donde destacó como movilizadora y consiguió mejoras salariales. A continuación se afilió al Sindicat de la Fusta de la CNT y a las Joventuts Llibertàries del Poble Sec.

Joaquina Dorado junto a Manuel Hernández
Durante los hechos de mayo se opuso al estalinismo, fue secretaria del presidente del sindicato de la madera Manuel Hernández al cual sustituyó en 1937 cuando se incorporó al frente. En Barcelona, Joaquina conoció a Llibert Sarrau, que sería su compañero de toda la vida. En 1939 se exilió a Francia y fue internada en el campo de Briançon  cerca de la frontera italiana, de donde se escapó y pasó a la clandestinidad. Se instaló en Montpellier y después en Toulouse, donde participó en la reconstrucción del Sindicato de la Madera. En 1943 fue detenida e internada en el campo de Récébédou en Portet sur Garonne, de donde consiguió huir una vez más.
Joaquina y Llibert Sarrau

Acabada la Segunda Guerra Mundial, con su compañero Llibert Sarrau, y con Raúl Carballeira, formó parte del grupo anarquista “3 de mayo” que contaba con la publicación libertaria Ruta. En 1946, como miembro del Movimiento Libertario de Resistencia (MLR), entró clandestinamente en España e intervino en numerosas acciones antifranquistas. Fue detenida junto con su compañero Serráis y fue torturada durante 8 días en la comisaría de vía Laietana de Barcelona por el comisario Polo. El 15 de marco de 1948 ingresó en la prisión de mujeres de Les Corts, donde coincidió con Rosa Mateu, Francesca Avellanet, Antonia Martínez y otras. Fue condenada a 15 años de prisión por rebelión militar. En 1949 le concedieron la libertad condicional, pero fue nuevamente detenida en 1952 y esta vez condenada a 12 años de prisión, durante su estancia en la prisión de Les Corts enfermó gravemente y le tuvieron que extirpar un riñón. Redimió la pena trabajando como cosedora. La libertad, la obtuvo en 1954.
Joaquina (señalada con una X) en la prisión de mujeres de Les Corts

El año 1956, junto con el guerrillero anarco-sindicalista Quico Sabater pasó a Francia, donde el 30 de junio obtuvo el estatuto de asilo político y se reunió con su compañero Llibert Sarrau, que había estado diez años en prisión. Se instalaron en París siempre con el objetivo de luchar contra el Franquismo, y militando también en la Confederación nacional del trabajo francesa (CNTF).
En 1978 volvió a España para el homenaje a Bonaventura Durruti y en 1992 se instaló definitivamente en Barcelona. El año 2002, después de la muerte de su compañero, entregó sus archivos  al  International Institut of History de Ámsterdam. En 2004 participó  en el homenaje a los combatientes antifranquistas organizado por la CNT. En 2007 recibió el homenaje de la Xunta de Galicia.
(Fuente: Wikipedia, El Periódico, Memòria Presó de Dones de les Corts)

Para saber más:

lunes, 13 de marzo de 2017

"Girls needs modems", Jude Milhon dixit.

En los albores de Internet, cuando todavía no estaba extendido su uso, un selecto y pequeño grupo dominaba la Red, los militares (de EUA) y unas pocas universidades y centros de investigación. En este contexto que parece tan lejano debemos ubicar a Jude Milhon más conocida por el nick St. Jude, que fue una hacker, programadora, escritora, defensora de los ciberderechos e incansable luchadora a favor de la incorporación de las mujeres a la Red.

Nació en Washington D.C., aunque vivió su infancia y adolescencia en Anderson, Indiana, donde participó activamente en pro de los derechos civiles, hasta el punto de ser encarcelada en diversas ocasiones por desobediencia civil.

Comenzó a programar tras la lectura de un libro titulado "Teach Yourself Fortran", pasando más tarde a trabajar, como programadora, para una empresa de máquinas expendedoras para los establecimientos de autoservicios de Manhattan.
Influida por la cultura hippie se unió al movimiento que se extendía por California y se estableció en Berkeley, donde se unió y animó a unirse a otras mujeres a la cultura cibernética que comenzaba a expandirse, dando origen por ejemplo al primer sistema público de Red, el conocido como proyecto de la Comunidad de memoria 1973.
Milhon acuñó el término cyberpunk y fue miembro fundadora de los cypherpunks, asociación que agrupaba a los defensores de la privacidad digital. Fue miembro de la asociación Computer Professionals for Social Responsibility, y autora de varios libros, entre ellos The Cyberpunk Handbook (1995, El Manual del cyberpunk) y , junto a R.U.Sirius,How to Mutate and Take Over the World (1996, Cómo mutar y dominar el mundo), con quien también fundó y editó la revista de cultura tecnológica Mondo 2000, en la que Milhon trabajó como redactora jefe hasta su muerte.
En su afán por animar a las chicas a participar en el mundo de la informática, acuñó su famosa frase “Girls need modems”, cuando internet todavía estaba en pañales animaba a las mujeres a aventurarse en los “placeres del hackeo”, entendiendo las nuevas tecnologías y superar los miedos a lo desconocido.
En este sentido en  1994 publicó un libro dirigido a aquellas mujeres que querían iniciarse en el hacking, tratando de desmitificar el funcionamiento de la Red, titulado: "Hacking the Wetware: The Nerd Girls Pillow-book" (Hackeo a la red húmeda: El libro de cabecera de la joven en red). 
Jude Milhon decía que en el hacking, como en el sexo, entra la actividad de un yo deseante; y allí donde termina el conflicto mente-cuerpo comienza la liberación. Milhon entendía el hacking como el deseo de descubrir, la curiosidad, el reto...pero también el conflicto. La lucha y la rebeldía de Jud Milhon los resumió en una entrevista publicada en Wired News en 1955:
"Las piedras y los palos pueden romperme los huesos, pero las palabras en una pantalla pueden hacerme daño sólo si y hasta que yo lo permita."
A finales de la década de los 90 del siglo XX trabajó como diseñadora web y como consultora de Internet. Murió en 2003, víctima de un cáncer de mama, el día de su muerte un titular unánime ocupaba muchos diarios digitales “Los hackers han perdido a su santa protectora”.


Para saber más: