viernes, 9 de mayo de 2014

Laura Albéniz, la pintora cosmopolita

Isaac Albéniz fue uno de los músicos y compositores más virtuosos y reconocidos de su época. Pero además, no fue el único artista de su familia, su hija Laura nació con un talento natural para la pintura. Recuperamos su figura que hoy prácticamente es una desconocida, pero que curiosamente en vida fue una de las artistas consagradas de su tiempo, reconocida y admirada por sus contemporáneos, y precursora del Art Déco en la Península.
Laura Albéniz en la revista Feminal


Laura Albéniz puede ser considerada una artista precoz. En el Musée Moderne de Bruselas, el 1906, y con 16 años, expuso una muestra de sus dibujos y acuarelas, que la crítica especializada de la época calificó de «divertissants et spirituels»; a partir de ese momento la crítica siempre fue favorable.

 Se crio en Londres, donde recibió una muy buena eduación, llego a dominar siete idiomas. La buena relación con su padre, el compositor Isaac Albéniz, le abrió las puertas al mundo artístico y cultural parisino de principios del siglo XX.

Laura Albéniz con su padre Isaac Albéniz
Sus primeras obras, junto a las de  Penagos, Ribas, Fabiano y les de X. Gosé pueden ser consideradas precursoras del Art Decó en Catalunya. En ellas se reflejaba el ambiente mundano del Paris de la Belle Epoque, mostrando el dandismo espiritual, irónico i cínico, i acunándolo en una ambiente decorativo, refinado, urbano i moderno.
Figura femenina 1907

Estas obras formaban parte de un mundo culto, inteligente y contemporáneo donde las mujeres estaban presentes. Siluetas y formas femeninas fijaban un nuevo modelo de mujer y una nueva imagen, la de una mujer en busca de su libertad. 
Muy, 1927

En estas primeras épocas se aprecia la influencia de su maestro Xavier Gosé, pero también la clara influencia de Toulouse-Lautrec, con quien compartía la capacidad de captar los detalles de un momento concreto. Degás también influyo en su obra, con sus tonalidades ahumadas y con la delicadeza con la que plasmaba sus bailarinas. Pero además, sus personajes femeninos estaban dotados de ingenuidad, dulzura y harmonía, introduciéndonos en su vida interior, al estilo de la impresionista Berthe Morrisot. 




Destacó como ilustradora y grabadora, también en el diseño de ex-libris. Siempre estuvo vinculada al mundo cultural, y su casa funcionava como un Salon Literario, allí se celebraban semanalmente terturlias con intelectuales y artistas de la época, como sus grandes amigos Olga N. Sacharoff y Otto Lloyd.

Retrato de Olga Sacharoff (1950)
 
Retrato de su hija Rosina (1928-30)





















Se casó con un militar de carrera, Vicenç Moya, con el que tuvo dos hijos. Laura Albéniz, murió joven, a los 54 años, su perdida conmocionó a los intelectuales de la época, y Eugeni d'Ors le dedicó una obra.

(fuente: Diccionari Biogràfic de Dones)

Galeria de imágenes:
Ilustración para un artículo de Eugeni d'Ors

Ilustración para un artículo de Eugeni d'Ors


















 
Ilustración para un artículo de Eugeni d'Ors
Ilustración de Laura Albéniz para la revista Esfera





















Composición 1907


Para saber más:

Josep María ROVIRALTA  "Laura Albeniz" en Feminal, Barcelona, 26 mayo 1907. 

"La dona en la exposició dárt de Fayans catalá" en Feminal, 29 enero 1911.  

Catálogo. Laura Albéniz 1890-1944. Sala La Plana de l’Om. Fundació Caixa. Manresa, 1993.

Noemí Martínez Díaz y Marian L. Cao: Pintando el mundo. Artistas latinoamericanas y españolas. Madrid. 2000. 

Documentació i partitures de Laura Albéniz (Fons Isaac Albéniz Biblioteca de Catalunya) 

Dues pintores de principis del segle XX: Laura Albéniz i Lluïsa Vidal 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...